CORO PARROQUIAL DE ENCINAS REALES: “MI CORO”


Si me hubiesen preguntado nunca habría dicho que llegaríamos hasta aquí.

El Coro Parroquial de Encinas Reales nació en el año 2011, cuando mi hija y su grupo empezaron la catequesis que los prepararía para recibir la primera comunión. Me tocaba acompañarla a misa cada domingo, como parte de su catequesis, y se me ocurrió que sería bonito participar en la misa también, haciendo lo que mejor podía yo hacer: cantar.

De momento estaba sola. Apenas tenía relación con alguna de las “mamás de segundo”, porque por mi trabajo he tenido que tirar siempre de titas y abuelos para llevar y recoger a mi hija del cole, para asistir a reuniones, etc. así que no había tenido oportunidad de coincidir mucho con ellas. No sabía cómo iban a recibir la iniciativa, pero tenía que intentarlo.

En la primera reunión que tuvimos con D. Emiliano lancé la propuesta y en los días siguientes muchas mamás se pusieron en contacto conmigo: la idea había gustado (uuuuf, menos mal, primer peldaño subido). También se interesaron muchas personas que no eran de mi grupo, lo cual me sorprendió gratamente.

A partir de ahí, y con la única regla de “quien quiera cantar tiene que ensayar; quien no ensaya no canta” empezamos nuestra aventura musical. De los primeros ensayos recuerdo el frío de “la sala alta” , las canciones copiadas a mano, las laaaaaargas horas que necesitábamos para aprender una única canción, el regresar a mi casa pensando “madre mía, ¿qué vamos a cantar el domingo, si sólo hemos aprendido una!!!?” Recuerdo las primeras misas que cantamos, en las que yo ponía todo mi torrente de voz, porque al resto del coro apenas le salía la voz del cuerpo.

Ahora nos reímos mucho cuando recordamos aquellos nervios y aquella inseguridad, y nos sentimos muy orgullosas de la evolución del coro. Somos conscientes de los progresos que hemos hecho, de cómo hemos educado el oído y la voz, y todo ello a base de voluntad y de ensayo, porque ninguno de los componentes del coro tenemos ni técnica ni conocimientos musicales. Eso sí, seguimos con las mismas ganas de siempre, y creo que eso es el motor que nos hace avanzar.

El coro ahora tiene su propio correo electrónico, su nube en internet y su Facebook para compartir archivos: ya no se copian canciones a mano. Tenemos nuestro propio logo y nuestros pañuelos, como humilde distintivo del coro para los actos especiales. Cantamos canciones a tres voces, frente a aquellas “tristes” canciones a una única voz. Ensayamos en un local climatizado, amplio y luminoso, por cortesía del Ayuntamiento de Encinas Reales, que nos ha apoyado en nuestros cuatro años de vida, lo cual que es muy de agradecer.

Agradezco mucho también la disponibilidad de D. Emiliano, que resuelve todas las dudas que le planteo, y la libertad que nos da, sin exigencias de ningún tipo, aceptando todas las decisiones que tomamos, agradeciendo y felicitándonos en muchas de las ocasiones en las que cantamos.

Sentimos el cariño del pueblo y es para el coro un honor que cofradías, y particulares nos confíen sus misas de cultos, bodas, bautizos y ceremonias en general. Para nosotros es un reconocimiento a nuestro esfuerzo. Os aseguro que en cada misa o ceremonia damos el 100%. Obviamente no siempre sale perfecto, que es lo que yo quisiera, pero también es cierto que al que no torea no lo pilla el toro.

En definitiva, si echo la vista atrás, no puedo más que sentirme orgullosa, satisfecha, feliz, entusiasmada y sobre todo AFORTUNADA. Porque si hay algo con lo que me quedo de esta historia es con la parte humana. No sabéis lo agradecida que me siento de ser parte de este grupo. Aquellos fríos ensayos ahora son una reunión de amigos. A veces alguien lleva un rosco, otras flores de leche y pastelitos de gloria, otras una botellita de resoli. A veces tomamos un café antes de ensayar y a veces una cerveza después de misa. Hemos hecho migas, merienda en una piscina, “comilona” en un restaurante. Hemos participado en la Navidad Solidaria de nuestro pueblo, y en los actos benéficos organizados por el AMPA. Hemos actuado en la obra social de la Hermandad de San Juan. Hemos salido a cantar a Villanueva de Algaidas, a Cabra, a Cuevas de San Marcos. ¡Y este año como colofón el coro tiene una carroza de Rey Mago en la cabalgata!

Todo esto nos une cada día más, nos hermana, estrecha nuestra amistad. Porque también en momentos de dificultades personales he sentido el calor y el apoyo del coro, una solidaridad que me emociona, porque me demuestra la calidad humana y la grandeza de las personas que a día de hoy forman el Coro Parroquial de Encinas Reales. Gracias mil, compañeras y compañeros. Jamás existirán palabras suficientes para expresaros mi cariño y agradecimiento. Os quiero.

Sonia Ruiz Navarro